MENU















NOTICIAS
10/10/2012

Las melodías de los jaguim o los jaguim de las melodías.

Eduardo Duschkin, ex-presidente de la Comunidad Israelita de Santa Fe, nos cuenta sus experiencias vividas durante las fiestas del mes de Tishrei en Israel donde esta radicado actualmente. Eduardo Duschkin, ex-presidente de la Comunidad Israelita de Santa Fe, nos cuenta sus experiencias vividas durante las fiestas del mes de Tishrei en Israel donde esta radicado actualmente.











Como
el viejo dilema del huevo y la gallina, la duda si las melodías acompañan a
los jaguim o si éstos responden a aquellas, se ha instalado en mi mente en
esta época del año.


Como
sabemos Elul y Tishrei contienen la mayoría de las festividades de nuestro
calendario.


Durante
Elul, la mitzvá es escuchar el shofar.


Entonces,
la ciudad se llena de gente que quiere hacer que otra gente la cumpla, le
importe o no hacerlo.


Así
encontramos, en los lugares más inverosímiles, personas de todas las edades
con el milenario instrumento.


Los
hay en las avenidas, las plazas, los shoppings. Aún en las playas, estamos en
pleno verano aunque el almanaque y el horario digan lo contrario, se ve
pasear a los haredim, con sus pantalones arremangados “salvando el alma” de
los que sólo piensan en tostarse, escuchar música o leer un libro tirados en
la arena.


La
melodía del Yom Kipur es la “no melodía”. El absoluto silencio gana la ciudad.
Como no circulan ni autos particulares ni, por supuesto, transporte público, las
calles son ganadas por familias enteras en bicicletas, monopatines, etc. Para
los niños de las familias no observantes, Yom Kipur es el día de las
bicicletas.


El
shofar de Neilá devuelve el bullicio y el movimiento a las calles. Las
familias regresan a sus casas y una nueva melodía surge.


“Patish,
masmer, sucá maher…” dice la canción infantil. Martillo y clavo, rápida sucá


Los
martillos suenan como desacoplados instrumentos de percusión en los
preparativos para armar las sucot que aparecen en sus más diversas formas y
colores.


Kishutim,
guirnaldas de luces, adornos tradicionales y modernos, se ven asomar en cada
balcón o espacio abierto. No faltan tampoco quienes se quejan de no haber
podido armar una sucá por no haber calificado para una mashkanta (hipoteca) dado
el alto costo que tienen los elementos para el armado.


Durante
la semana, las reuniones familiares se trasladan a la sucá y con ellas el
bullicio de las conversaciones, los juegos infantiles y las largas sobremesas.


Y
culmina con el júbilo de Simjat Torá. Mientras escribo, escucho a la gente
bailando en las calles, expresando una incontenible alegría.


Mañana
volvemos a la rutina del día a día. A esperar la magia de nuevas melodías.





Eduardo
Duschkin


Kfar
Saba- Israel


 

¿Consideras que conoces las tradiciones del pueblo judío?
 Si conozco mucho
 Si
 un poco
 nada

16/09/2012

1ro de Tishrei

Iamim Noraim
    
    

Comunidad Israelita de Santa Fe | 4 de Enero 2539 (3000) - Santa Fe, Argentina