MENU















NOTICIAS
31/10/2012

Cuando voy a la sinagoga voy como si fuese el numero 10.

La tradición judía sostiene que: Kol Israel Arebim Zeh la Zeh, cada judío es responsable por el otro.  Para que un judío pueda desarrollarse completamente en la vida necesita de otros. No se puede ser judío en soledad. La tradición judía sostiene que: Kol Israel Arebim Zeh la Zeh, cada judío es responsable por el otro. Para que un judío pueda desarrollarse completamente en la vida necesita de otros. No se puede ser judío en soledad.
Por ejemplo, vamos al Beit Hakneset (sinagoga) tres veces por día para orar. ¡Sin embargo sabemos que la gloria de Di-s llena todo el mundo! ¿Por qué, entonces, debemos salir para rezar cuando en realidad podríamos decir nuestras plegarias en nuestros hogares? Justamente por la necesidad que tenemos como judíos de compartir nuestras experiencias con el otro, de sentirnos pertenecientes a algo, de estar acompañados y para perseguir el objetivo de poder brindar algo de uno en favor del otro. Nuestro jazan nos enseño que en el Talmud tratado de Berajot 6ª: Ravin bar Rav Ada dijo en nombre de Rabi Itzjak: ¿De dónde sabemos que D’os está presente en el Beit HaKneset? Del versículo que afirma (Tehilim 82:1) “D’os permanece en la congregación de D’os”. Aprendemos del Talmud que Congregación (En hebreo Adat) son 10 personas adultas (mayor de 13 para los hombres y de 12 para mujeres), de aquí proviene la importancia de rezar en un minian (quórum mínimo de 10 personas adultas para la realización de algunas ceremonias y recitado de oraciones). Si se trata de ser parte de un aglomerado de personas podrían alegar que lo mismo se consigue en un estadio de fútbol repleto de hinchas alentando a sus equipos o viendo rugir motores en el TC. El partido de fútbol o el TC es una animada forma de entretenimiento que bombea adrenalina durante un par de horas en un fin de semana, con los hinchas saliendo del partido sin ninguna conexión trascendental con el deporte, con el partido que acaba de terminar o con los otros hinchas. Además, ¡ellos ni siquiera participaron del partido o estaban a bordo de los autos! Uno de los objetivos de orar en un minian, es ejercitar activamente nuestro reconocimiento de la deuda con D’os por nuestra existencia, e igualmente ser actores necesarios de una verdadera conexión con nuestro Creador y nuestro prójimo.
Citando nuevamente las enseñanzas de nuestro Jazan, una Kehilá (Comunidad) que no es capaz de reunir 10 personas para rezar las tres oraciones diarias, no merece llamarse comunidad y no puedo evitar imaginar que la comunidad judía de Santa Fe, podría algún día dejar de merecer el Título de Kahila.
Cuando voy a la Sinagoga voy como si fuese el número 10, que esperan para completar el quórum. Pienso que si no llego a tiempo, no se podrá sacar la Tora para compartir sus enseñanzas en público y si no se saca la Tora tal vez alguien no podrá realizar Birkat Hagomel (bendición para agradecer por salir con vida de un accidente u operación, llegar a salvo de un viaje, etc que se realiza al ser llamado a la Tora), o una persona podría no poder pedir por la salud y pronta recuperación de un ser querido, tal vez amigos y familiares de nuestra kehilá se entristezcan por no poder hacer kadish por sus seres queridos que dejaron de existir físicamente, rezo que también exige la presencia de por lo menos 10 judíos. Voy a la sinagoga no solo para buscar y ahondar en mi espiritualidad y saberes judíos, sino también porque me siento responsable por el otro, por mi comunidad. Voy al Biet Kneset no solo por mi sino por el otro, ya que de no hacerlo podría estar negándole la posibilidad a mi prójimo de tener su momento de espiritualidad, somos los culpables de no acompañar a los que vienen sin saber que no podrán rezar por no haber minán. Si algún día vienen a la sinagoga con la intención de rezar kadish y por esas terribles casualidades no hay minián, antes de enojarse, deberían preguntarse dónde estaban la semana anterior cuando el otro necesitaba del minian ¿Te imaginas el Bar Mitzvá de tu hijo sin minián?, ¿o tu casamiento?, ¿podes imaginarte una mamá o un papá que espera que vos llegues para poder recordar a alguien amado fallecido?
No perdamos el titulo de Kehila. Cada uno de nosotros debemos tomar la responsabilidad de ser el número 10.
Ariel.
jibuki@hotmail.com
 

¿Consideras que conoces las tradiciones del pueblo judío?
 Si conozco mucho
 Si
 un poco
 nada

16/09/2012

1ro de Tishrei

Iamim Noraim
    
    

Comunidad Israelita de Santa Fe | 4 de Enero 2539 (3000) - Santa Fe, Argentina